En la vida hay que saber darse gustitos, porque sino ¿Pa’ qué una trabaja tanto? Eso es lo que siempre me pregunto cuando me compro esa prenda absurdamente cara a la que hace rato le tengo echado el ojo y que no había podido costear sino hasta el día de pago, no otro, porque todx asalariadx sabe 💸 que al día siguiente vuelves a ser la rata que siempre has sido luego de todas las cuentas y deudas.

Y tanto que nos costó comprar esa chaqueta/ ese pantalón / esa polera cara, que por supuesto hay que cuidarla como hueso santo.

Pero, ¿Cómo se cuidan las diferentes telas? Acá van algunos consejos para que no te condorees.

1.- Lee siempre las etiquetas de tu ropa. Si dice “no secar”, no la metas a la secadora, obvio. Porque es muy típico que metes algo talla L y sale talla XS y todo se pudre.

2.- Cuando llenes la lavadora con una carga, te aconsejamos probar las nuevas cápsulas de detergente Drive que contienen la dósis justa que necesitas y así no desperdiciarás ni un gramo de valioso detergente.

3.- En el caso de que debas lavar telas a mano como seda, por ejemplo, te recomendamos llenar tu tina o llenar un recipiente con agua y vertir unas gotas de detergente Drive líquido para preparar el jabón. Deja la prenda remojando unos 20 minutos antes de lavarla con mucho cuidado (sin restregar con fuerza, eso daña las fibras de las telas).

4.- Las telas sintéticas, si bien son más fáciles de cuidar, también lee bien sus etiquetas. Algunas de ellas no se pueden someter a planchado, por ejemplo.

Así que no seas porfiadx y sigue estos consejos. No llores sobre la leche derramada, o sobre la chaqueta encogida.