Vivimos una extraña época climática; lluvia, frío y de repente, altas temperaturas en una misma estación. La primavera no ha seguido su curso natural este año pero poco a poco los termómetros se elevan y la promesa de un verano naranja se asoma definitivamente. Allí es cuando pensamos en qué llevar en los próximos meses, donde la incomodidad del calor nos obliga a tomar medidas extremas. Y en este caso, el vestido corto tipo baby doll es siempre nuestro mejor aliado.

En 1956, una película impulsaría el vestido baby doll como tendencia y además, le daría el nombre. La actriz Carroll Baker era la protagonista de “Baby Doll” de Elia Kazan, una cinta en blanco y negro con mucha sensualidad y lujuria gracias al estilo que llevaba el personaje de 19 años. En sus escenas, un modelo corto y suelto se robó las miradas y pronto jóvenes de todo el mundo quisieron lucir igual que la rubia artista. El estilo explotó en cuanto a ropa interior -aun se usan baby dolls para dormir y para seducir-, además de aparecer en vestidos ligeros de verano. Según Baker, el estilo era de esa manera porque el personaje llevaba un modelo que le quedaba chico a propósito, para explotar la idea de una mujer ultra sensual al mismo tiempo que inocente. En 1958, el diseñador Cristobal Balenciaga introdujo el estilo del mismo nombre de manera definitiva en las pasarelas, cimentándolo como parte de las tendencias femeninas para siempre.

Más de sesenta años después, el baby doll es uno de nuestros mejores aliados a la hora de vestir de manera cómoda y fresca en el verano. El street style ama el estilo, así como las famosas que los combinan con sombreros, colores y telas que vienen en todos los estilos. En Dafiti estamos listos para inspirarnos también y buscar esa sensualidad inocente que marca la película y una tendencia originada a partir de un clásico de Hollywood, el cual puedes llevar hasta con poleras debajo.

  

 

Fotos: Pinterest, Chictopia, Fashiontwin, Yahoo, Dafiti, VintageGal.