La mayoría de nosotros la conoció en la segunda temporada de Stranger Things, pero esta cabra viene desde hace un rato haciendo ruido. Fue en 2012 cuando la empezaron a fichar como nueva promesa, luego de que interpretara el papel protagónico en el clásico de Broadway, Annie. Después de eso, tuvo algunos papeles en series como American Odyssey, The Americans y Unbreakable Kimmy Schmidt, para finalmente hacer su entrada triunfal en la serie de Netflix como Max, la badass rompecorazones.

Eso fue hace sólo pocos meses y hoy Sadie Sink ya ha pisado cuanta alfombra roja se le ha cruzado por delante, dándole la pelea a Millie Bobby Brown en la categoría teenager mejor vestida. En mi opinión, no soy muy de establecer rivalidades, las dos se visten increíble y aparte son súper amigas, así que sólo amor para ambas 💘

Chanel, Miu Miu y Alexander Wang son algunas de las firmas que ya mostrado su interés en Sadie como potencial ícono de estilo adolescente, ya sea vistiéndola para diferentes ceremonias u ofreciéndole participar en campañas. A continuación un ejemplo de lo que hizo para la casa juvenil de Miuccia Prada:

Lo que personalmente más me gusta de su estilo es que todo look le sale tan simple. Obvio que detrás de cada foto, de cada decisión de vestido y accesorio hay todo un trabajo, pero cuando ves el resultado parece como si hubiera sido “bueno sí, esto me tinca, ya listo chao”. Y siempre se ve hermosa. Lo otro es que su pelo, que claramente es el principal centro de atención, lo lleva por lo general suelto, lo que me encanta.

Ella misma ha manifestado lo mucho que le gusta la moda y eso también lo vemos en su cuenta de Instagram (síganla 👀), donde muestra sus outfits pero también fotos con sus amigos del elenco o las fotos de las editoriales que ha hecho para diferentes revisas, como Interview o W Magazine.

Esa dualidad entre lo masculino y lo femenino es algo que también destaco de su estilo, porque teniendo 15 años, perfectamente podrían asesorarla y hacerla usar sólo looks de princesa. Qué bueno que no y que nos entregue variedad, frescura y sobre todo mucha actitud. Les dejo aquí algunas fotos para que cachen de qué les hablo:

¿Qué tals?