Cuando la música house hacía furor y la vestimenta para salir siempre incluía un polerón o patas de colores, los estampados y la ropa eran a menudo sumamente llamativas. Porque si hablamos de los años ’90, casi siempre nos topamos con todo tipo de estilos bajo esta línea, claro, exceptuando el look pulido y minimalista a lo Calvin Klein. Precisamente ese atrevimiento en la ropa llegó nuevamente a cautivarnos, todo por culpa de Kim Kardashian: porque el neón volvió en gloria y majestad.

Ajustados vestidos, leggings, mini faldas y tops, hasta el pelo de ese color; el neón se ve en street style y famosas como Chiara Ferragni lo han incorporado a sus looks diarios. Un traje de dos piezas en verde chillón convirtieron a Blake Lively en otra pionera de este gritón estilo pero es Kim la que lo impuso sin dudas: apareció en una fiesta junto a Kanye llevando un vestido en verde largo y ajustado, mientras otro día decidió ponerse un apretado modelo corto en rosa. Pero fueron marcas como Versace y Genny en los ’90, además de supermodelos y hasta la ropa para la nieve la que hicieron famoso el estilo mucho antes.

El neón se volvió tendencia luego de pasar primero por una subcultura cada vez más popular en los ’90 que aludía a los raves. Lo musical siempre impone estilos y así es como el verde, amarillo y hasta rosa se mezcló con la estética, siempre en tonos chillones. Para principios de los ’90, el neón estaba en la música más pop –house en este caso con Technotronic y otros grupos-, ascendiendo en su camino hacia catálogos de ropa juvenil, infantil, temática y por supuesto, en pasarelas importantes. El neón va y viene por temporadas; se coló en Jason Wu 2012 y de vez en cuando, lo vemos en alguna prenda más popular, como parte de la corriente seapunk y adornando trajes. Pero ahora, volvió de manera fuerte y esporádica y de seguro, lo tendremos adornando propuestas de marcas para este verano que aun está lejos.

 

Fotos: Gotceleb, Pinterest, Daily Mail, fashionempire.