Son las 8:30 AM y Francisca llega a nuestra cita con media hora de anticipación. Viste unos jeans oscuros, una blusa blanca con negro, además de un colorido pañuelo al cuello. Ingresa al estudio y da muestra instantánea de su sencillez. Saluda y conversa con todo el que se le cruza con total liviandad y energía. Al escucharla me doy cuenta que es de esas personas inquietas a las que las palabras se le adelantan. Claramente tiene mucho tema para conversar.

 

Tienes 3 discos editados: Peces (2006), Buen Soldado (2011) y Tajo Abierto (2014), ¿estás trabajando en un próximo?

Lentamente, pero no de forma muy concreta. Está en un estado muy embriónico. He estado componiendo, pero no tengo articulado un nuevo disco todavía. Este semestre estuve muy enfocada en Ruidosa, pero habrá uno en algún momento.

En una entrevista del año 2007 dijiste que cantabas sobre “despecho y las minas”, ¿siguen siendo estos los temas que te inspiran a componer?

Es probable que esa cuña no la haya dicho tal cual, pero sí, esos son temas que han sido parte el diario de vida que son los discos. Sin embargo, también hay  otros. Creo que todos los temas son motores. Todo es parte de popurrí de ideas  y de cosas que me conmueven o que me interesa comunicar. Si uno ve la discografía, no solo las canciones conocidas,  se da cuenta que hay temáticas diferentes, más allá de las letras confesionales o viscerales.

CREO QUE TODOS LOS TEMAS SON MOTORES. TODO ES PARTE DE POPURRÍ DE IDEAS  Y DE COSAS QUE ME CONMUEVEN O QUE ME INTERESA COMUNICAR

Tienes un lado de poeta bien desarrollado, incluso sacaste una colección de poemas llamado Defenless Water, ¿el proceso de creación de  tus letras y  poesía tienen un origen similar?

No. Algo pasa en mí en ese punto de origen que simplemente es muy claro. Las canciones tiendo a trabajarlas en simultáneo con alguna secuencia armónica, acordes y ritmos. Con la poesía o textos, generalmente estoy sentada en otro espacio, tengo otras herramientas. La canción la hago con piano, guitarra o computador y lo otro lo escribo con lápiz, lejos de los instrumentos. Tiene otro tipo de ritmo. El cómo suena un texto contra el papel me hace sentido.

Los poemas que publicaste son en inglés, ¿tienes algunos en español que te gustaría dar a conocer?

Hay muchos guardados, pero ninguno con afán de publicación. Ojalá algún día estén a la altura.

¿Eres más pudorosa con tu lado literario más que con la música?

Creo que sí. Siento que estoy comprometida con la carrera musical, entonces hay algo más racional que emocional.  Siento que las herramientas que tengo disponibles en la música son más integrales. Me siento más cómoda, tengo más seguridad,  soltura y práctica. Con la poesía, al ser más minimalista, estás más desnuda contra un papel. Es más silenciosa, requiere una visión y una identidad. Opero de forma más intuitiva y confesional,  entonces pueden ser textos menos pulcros, menos cuidadosos y mucho más verborreicos y vomitivos.

El sábado 11 de marzo fue la segunda versión del festival Ruidosa, ¿por qué nace la necesidad de crear un espacio 100% femenino?

Es un festival que surge a partir de la problemática  de la poca participación de las mujeres en el mundo de la música, tanto arriba del escenario como abajo. Responde al sexismo y por lo mismo busca la transformación social a través del empoderamiento de mujeres con la exposición o la asistencia a un encuentro que combina compartir un testimonio, una experiencia y un aprendizaje.

¿Te defines feminista entonces?

100%

 

¿Y qué te parece la clasificación de flor 🌹?

Creo que flor 🌹 se inventó para degradar el feminismo. Este simplemente busca derribar los  sistemas de control y exigencias  del deber ser del género. Nos favorece a hombres y mujeres. Busca  una equivalencia en valorización social. No se trata de mirar solamente números, sino situaciones como  que Tito Beltrán sea llamado a cantar en una municipalidad y que eso sea más importante que el ultraje que cometió. O que Trump sea más importante por su carrera política, más allá que ande degradando a las niñas. Hay un permanente achicamiento del género frente a una cultura patriarcal que perpetúa esta violencia. Cuando lo pones en ese contexto, me parecería raro que alguien humanitario no quisiera apoyar una causa así. El feminismo de una posibilidad de encontrar una voz y de escuchar una multiplicidad de verdades.

Y además de este tema, ¿qué otros te hacen ser ruidosa?

Todos los temas de identidad de género, orientación sexual, derechos reproductivos, derechos familiares. La corrupción política, donde literalmente vemos un mundo que es como de fórmula 1, donde faltan solo los parches de los auspiciadores. También soy ruidosa con el arte. Estoy siempre tratando de participar e informarme de aquellos que están haciendo ruido y liderando esos cambios en la sociedad hoy.

Fuiste la directora de arte de tu último disco, además ilustras y dibujas, ¿te gustaría profesionalizar esta área?

Me encantaría. Más que el dibujo, el tema del collage. Me gustan las manualidades. No tengo ninguna pretensión de asumir que soy una artista visual profesional, es todo muy amateur y como digo yo, en pijama. Es una vía muy interesante, complementaria y simultánea a lo que estoy haciendo en música. Cuando estoy aburrida musicalmente tiendo a pasar a la manualidad. Es un disfrute.

Te han catalogado como la artista más glamorosa de Latinoamérica, ¿qué tan importante es el look en tu vida?

Más que importante, lo disfruto. En mi vida diaria soy alguien que opta siempre por pijamas.  Tengo una buena variedad, cero elegancia, pero alta calidad. Soy mucho de bóxer, buzo y batas. Diría que no tengo una vanidad de la perfección,  pero sí de lo textil y de la moda como expresión artística.

¿Cuál dirías que es tu panorama ideal estando sola?

Aparte de hacer manualidades, entré en toda la onda de los podcast y libros en grabación. Soy muy perna. Me hago un té y escucho a Malcolm Mcdowell o Song Exploder, que es un gallo que desmenuza todas las canciones. Disfruto mucho leer el domingo en la mañana con un café ¡Qué diversión mis actividades!  (Ironiza) También soy de ir al museo sola. El hecho de estar siempre viajando me permitió descubrir  sola las ciudades por mucho tiempo.

Si no hubieras sido artista, ¿qué te habría gustado ser?

¿Algo lejano, lejano? Alguien ligado al mundo de la tecnología, así como hacker.

¿Con qué cosas eres maniática?

Con la comida.  Aquellos que me conocen saben que tengo un tipo de terror a los desmayos y siempre tengo algún tipo de alimento en los bolsillos.

¿Qué cosas te sacan de quicio?

En este momento Trump y la ignorancia, en especial de aquellos que tienen la posibilidad y privilegio de educarse e informarse.

¿Te consideras adicta a algo?

Al azúcar.

Finalmente, ¿qué cosa nadie sabe de ti?

Nadie sabe que soy súper buena para el Mortal Combat. Me encantan los juegos de peleas. Soy sanguinaria (jajá).

Fotografía: @paulaziegler
Estilismo: @palomasalas y @danielpacheco
Asistente de fotografía: @daniel_luzanto @patomardones
Maquillaje y pelo: @marcelobhanu