Algunas de las tendencias que usamos hoy en nuestra ropa se originaron en las calles y otras son simplemente variaciones de antiguos estilos que datan de miles de años atrás, como los lunares. Los polka dots como les dicen en inglés vienen casi siempre asociados a un look flamenco, uno ideado por Cristobal Balenciaga y también a la moda francesa de los años ’50, pero aparecieron en la ropa gracias a los inmigrantes asentados en España.

Los gitanos de la India viajaron por diferentes lugares y llegaron a vivir a algunas regiones de España. Las mujeres acostumbraban a coser pequeños círculos en sus vestidos, faldas y poleras para protegerse del mal de ojo, una creencia que formaba parte de su cultura llena de supersticiones y remedios. Así, el estilo se infiltró en los diseños y llegamos a ver precisamente a grandes diseñadores confeccionar sus propias versiones: desde el propio Balenciaga hasta Pierre Balmain, pasando por Yves Saint Laurent.

El flamenco fue el primer espacio que adoptó fuertemente los lunares en sus vestidos. El llamado traje de sevillana o flamenca tuvo orígenes humildes, pero llamó poderosamente la atención de las clases más altas, quienes también lo adoptaron en estilo. Ya para principios del siglo XX, el vestido era sinónimo de España en el mundo y por eso se le asocia comúnmente a los lunares. Ahora, el estilo está presente en blazers, calcetines y todo tipo de prendas, hasta en zapatillas. ¿Les gusta?

Encuentra esta tendencia que tiene Nicopoly en Dafiti.cl:

Fotos: Zimbio, Pinterest, Dafiti.