La historia de amor entre las zapatillas y la música es tan antigua como los primeros pasos de baile del Rock and Roll, el fuego, las cavernas y el hilo negro. Siempre me llamó la atención cómo ciertos músicos tenían sus zapatillas favoritas tatuadas en sus pies. Nirvana, Sex Pistols, Ramones: todos vistieron Converse. RUN D.M.C. popularizó el modelo Superstar de Adidas (y también les inventaron una canción, como si fuera poco). Rihanna tiene su colaboración con Puma y Nike ha estado presente en los pasos de cientos de bandas metal con sus Air Force.

Hoy vemos que ciertos músicos tienen en su currículum otra faceta: la de diseñadores de zapatillas. Kanye West hizo lo suyo con las deseadas Yeezy (había que hacer más cola que para el baño de Lollapalooza para conseguirlas), o el maravilloso Kendrick Lamar con Nike y sus “Cortez Kenny 1”, reversionando uno de los clásicos de la marca.

Los vínculos entre la música y la moda son un deber moral, a estas alturas. De hecho, pasamos un buen periodo de nuestra adolescencia intentando copiarle el look a alguien que escuchamos y admiramos. En mi caso, el Hip Hop hizo que aprendiera sobre esa vertiente llamada “Sneaker Freak”, o cabeza de zapatilla… otra obsesión más para sumar a mi larga lista.

Hay quienes aman sus zapatillas más carreteadas y no tan limpias. En mi caso, cuento con un kit para borrarles las manchas de tinto, barro, ciruelas pisadas en la calle y los típicos “bautizos” de la gente cuando estrenas calzado. ←MUERAN

Pienso que en las zapatillas hay un amor y un respeto únicos. Porque las buscaste, las encontraste, te las pusiste como si fueras Cenicienta. Y si eres Sneaker Freak o amante de las zapatillas, sabes que tienes que darle un lugarcito especial en tu corazón. Yo, que calzo 40, no he encontrado zapatillas fácilmente en el retail (sí, amiga: el tamaño sí importa), lo que me ha hecho descubrir otros lugares, como la compra en Internet. Duh, Dafiti.

En particular sólo uso zapatillas, incluso para los matrimonios. De hecho, el día en que me casé, usé zapatillas (y si vuelvo a casarme, será sobre otro flamante par). Mi vida tiene dos pilares claros: la música y las zapatillas. Es la relación más larga que he tenido en mi vida. Y ahora vamos por más años juntos. <3