Los juegos de mesa están haciendo un comeback cuático y acá queremos que te pongas en onda rápido porque ya no basta con conocer el Catán, y si lo has pasado bien jugándolo alguna vez, con estas recomendaciones lo vas a pasar bomba.

Si de lo contrario, no te gusta el Catán, también lo vas a pasar bomba. La idea de esta nota es mostrarte una pincelada de los juegos que puedes llevar a un carrete y quedar de bacán y no como el/la aburridx que mata la onda como ese compadre que saca la guitarra y se pone a tocar Lamento Boliviano. De hecho, hay una categoría dentro de los juegos de mesa que se llaman “party games”, y aunque el nombre se explica solo, estos tienen como característica principal que son muy rápidos de jugar y simples de aprender. Partamos.

Dixit (3 a 6 jugadores, partidas de 30 minutos)

Parto con este porque es el otro juego de mesa popular como Catan, y tiene razón de serlo porque es buenísimo. Hay una cuestión que hacen en Alemania todos los años que se llama Spiel des Jahres (Juego del año) que son como los Oscar de los juegos de mesa. El 2010 se lo ganó Dixit. Así que si están buscando una alternativa entretenida para partir, esta es carta segura.

¿Qué ondi Dixit?

Es un juego donde uno de los jugadores asume el rol de “cuentacuentos” y usando un mazo conformado por ilustraciones hermosas y extrañas, nos dará un concepto. Ese concepto puede ser una película, una canción, un ruido, una imitación. Tienes bastante libertad para entregar ese concepto, el juego se hace muy entretenido si la gente que está contigo le pone bueno con conceptos chistosos. Una vez que dice su concepto, deja su carta boca a bajo y todo el resto de jugadores buscará en su mano una carta ilustrada que represente mejor ese concepto. Todas las cartas de revuelven y se presentan, con los jugadores tratando de adivinar cual es la carta del cuentacuentos. Quiénes aciertan llevan puntos, así como quien logró engañar a alguien con su carta en la etapa de votación. Pero ojo, si nadie acierta al cuentacuentos o si todos lo hacen, el cuentacuentos no gana puntos :(. Por eso no debe ser obvio, pero tampoco muy complejo

Crossing (3 a 6 jugadores, partidas de 15 minutos)

 

En Crossing asumimos la identidad de uno de seis exploradores mágicos que llegarán a la ciudad de Crossing en búsqueda de las piedras preciosas que crecen en los hongos gigantes del bosque una vez al año.

Esta búsqueda por quedarse con los tesoros se convertirá en una pelea brutal.

Todos los jugadores a la cuenta de 3 apuntaran a un hongo. Si solo tú señalas a ese hongo te quedas con el botín, pero si dos o más jugadores apuntan, NADIE SE LLEVA NADA. A contar de ese turno además de las callampitas, puedes apuntar a otro jugador Y ROBARLE SU ESFUERZO, a menos que el jugador en un momento decida proteger su botín y no robar. Es una locura que garantiza risas y enemistades.

Mafia de Cuba (6 a 12 jugadores, partidas de 10 a 20 minutos)

 

En Mafia de Cuba todos somos el círculo de confianza de El Don de la mafia cubana.

En esta reunión, el Don nos pasará una caja de habanos cubanos que haremos correr entre todos los jugadores. Al recibir la caja de habanos notaran que no solo hay habanos, también están los diamantes del Don. En ese momento deberas tomar una decisión: robarle parte del botín, o asumir un rol dentro del juego como mantenerte fiel al Don, ser un policía encubierto o hasta el chofer.

El Don, al conseguir su caja de vuelta notará que faltan los diamantes y comenzará a interrogar a los jugadores hasta descubrir quién se robó sus piedras preciosas, o hasta que culpe erróneamente a uno de sus fieles.

Los juegos con identidades oculta siempre son una carta asegurada para las risas, en esa senda está el clásico Avalon, One Night Ultimate Werewolf, y Secret Hitler entre otros.

Código Secreto (2 a 8 jugadores o más, partidas de 15 minutos)

Otro ganador del Spiel des Jahres es Código Secreto. En él, asumimos el rol de un agente secreto de uno de los dos bandos, mientras que uno de nuestros compañeros de equipo serán el jefe de los espías.

El jefe o la jefa entregará una pista de una sola palabra, con la que intentará referirse a la mayor cantidad de palabras que se encontrarán en ese momento sobre la mesa. Solo los jefes sabrán cuáles de esos nombres en clave corresponden a sus agentes por medio de una carta de coordenadas, mientras que usando únicamente esa palabra clave los miembros de su equipo intentarán encontrar a todos los agentes dentro de este campo.

Código Secreto es de verdad un juego que podría jugar absolutamente cualquier persona y pasarlo bien, es tremendamente simple y la rejugabilidad gracias a la cantidad de cartas que tiene es buenísima para lo que cuesta. Carta segura ;).

Tsuro (2 a 8 jugadores, partidas de 15 minutos)

Esta es una opción menos usual, pero para carretes más piola, onda: queremos estar conversando igual.

En Tsuro, el objetivo es ser el dragón que sobreviva a un viaje en que tomaremos caminos azarosos y volaremos por sobre el tablero intentado no chocar con los otros dragones. Usando las tarjetas con caminos en nuestra mano. Avanzaremos por el tablero y quien choque con otro jugador o se salga del tablero está fuera.

El arte del juego es hermoso, y tiene buenos momentos de tensión donde no sabes quién va a chocar con quién. Como regla de la casa en mi grupo le pedimos a cada jugador que haga el sonido de su dragón cuando se mueve.

En fin, estos son algunos de los miles de juegos que existen, hoy en Chile y el mundo los juegos de mesa se están tomando lo carretes así que les recomendamos dejarse llevar porque lo van a pasar bien. Y gracias a ese boom ya lleva al menos un par de años por acá, es que hay muchas tiendas y lugares donde comprar y probar juegos. Los comentarios están abiertos por si necesitan más recomendaciones o tienen preguntas, en Twitter me pillan por @matiasrivera si quieren nos juntamos a jugar buena onda.